domingo, 11 de octubre de 2009

-Glosario del Hombre de Hojalata-


Mi primer beso tiene aún el sabor del nerviosismo aderezado con una "Tapita". Tiene ese aroma a detrás de las aulas de Química mezclado con un perfume robado a la madre. Tiene manos inquietas explorando lo inombrable y esa chispita en los ojos de manzana prohibida mordida.

Mi primera vez tiene el eco de unos sonidos que mi mente nunca dejará ir. Tiene ese pulso acelerado de tiburones recorriendome la piel como gotas de sudor mientras unas uñas de niña se clavaban en mi espalda ya convertidas en garras de mujer.

Mi primer amor tiene el sabor loco de bellas artes, de mujer entera, profética y directora de orquesta. Cada vez que lo recuerdo éramos Lennon y Ono, una mezcla rara de poetas y locos. Mucho sexo entre dos mejores amigos que llegaron a transgredir leyes de como tocar un piano con las nalgas y de cómo lo violento tiene su morbo.

Mi última vez enamorado me creí el Hombre de Hojalata, hasta que alguien le llegó a dar cuerda a mi corazón roto. Mucho sentimiento llenando de aceite los engranajes de la cabeza que en el humo del amor hizo corto circuito.

A todos estos "Debut y Despedida", mi más sincero homenaje, porque conforme avanza más el tiempo, hay menos lugares-sujetos-instantes para las primicias...

7 comentarios:

Gabbby dijo...

mmmm... el sabor de las primeras veces.
Se queda en el paladar.

Pri dijo...

Mi primer amor también tiene impreso el sabor de las artes, pero dista mucho del sabor del primer beso.
Primera vez por acá de verdad que twitter tiene sus ventajas!!!
Saludos

Karen dijo...

si vieras la vida como un libro de cuentos y caricaturas ya estarías sorprendido de encontrar tantas cosas q te hacen reír y llorar... Y te sorprenderías de ver que todas las personas q conoces dejan huellas... Esa es la magia de los recuerdos...

Tommy Alfaro dijo...

Lo malo de las primeras veces es que solo se dan una vez

Lau dijo...

Esos debuts que nos despiertan la picardía... lo que viene después se suele disfrutar más.

El autor dijo...

Esas primeras veces son demasiado especiales, son de esos momentos que nunca se olvidan y nos pueden alegrar por unos momentos.

Muy bonita la historia.

Saludos...

Adriana E dijo...

Debe uno tener la agilidad y creatividad de convertir "cada vez" en "la primera vez", cada nuevo lugar, espacio, piel, amante tiene que vivirse como la fiesta de la primicia, y sólo así escapar de la devoradora rutina.