lunes, 31 de octubre de 2011

POSTAL DE CUBA



Sueño con un día donde los autobuses vuelan como pájaros sobre el tendedero de cables del atardecer.  Sueño con jirones de nubes que pueblan el suelo cuando repasas su figura almidonada con la gubia de los ojos. Sueño con dejar de pensar en el mañana, llenarme con la marea alta del HOY, mientras la arena de los deseos aún es tibia y húmeda. Sueño con Cuba, con su tumbao, con su son. Sueño con ella porque la conozco con los ojos de la sangre que me circula al ritmo del malecón.